Regula la microflora local, reduce el daño de los radicales libres y promueve la regeneración de la piel.